Páginas vistas en total

lunes, 1 de agosto de 2011

Estancado el proyecto turístico del sexenio: CIP Costa Pacífico de FONATUR en Sinaloa.


Terreno en disputo. Principales preocupaciones también falta de agua y explosión demográfica, de 47 mil a 300 mil habitantes.

Presentado en febrero de 2009 por el presidente Felipe Calderón como uno de los proyectos turísticos más ambicioso de su administración y de los últimos 25 años, el Centro Integralmente Planeado (CIP) Costa Pacífico , en Escuinapa, al sur de Sinaloa, enfrenta una fuerte oposición de indígenas, campesinos, pescadores, académicos e incluso autoridades locales y federales.

De hecho, en marzo de este año cuando personal del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (FONATUR) intentó cercar el predio de dos mil 300 hectáreas donde se va a levantar el desarrollo, los indígenas totorames de Chametla impidieron el acceso de la maquinaria y reforzaron la ocupación que mantienen en casi la mitad del terreno desde hace año y medio.

En entrevista con MILENIO, la directora de FONATUR, Adriana Pérez Quesnel, desestimó el motivo de las protestas y aseguró que desde que asumió el cargo —tras la destitución de Miguel Ángel Gómez Mont el 29 de junio de 2010—, personal a su cargo ha sostenido reuniones con organizaciones ambientalistas para escuchar sus demandas, aunque no lo han hecho con los representantes de la comunidad de Chametla.

El proyecto prevé una inversión inicial de 5 mil millones de pesos y se calcula que podría contar con 44 mil cuartos para alojamiento, tres veces más que el número de habitaciones de hotel que existen actualmente en toda la entidad y el doble de las que hay en Cancún, Quintana Roo. 

El CIP Costa Pacífico consta de 10 fases, a desarrollarse en periodos de dos años, y de acuerdo con el plan original la primera etapa estaría completamente concluida en 2019, si es que puede superar la objeción de 47 organizaciones agrícolas y civiles, así como 16 centros de investigación que consideran que el proyecto se planeó sin consulta pública y que tendrá afectaciones sociales, económicas y ambientales.

Agua, principal preocupación:
En mayo la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMANART) solicitó la opinión técnica de siete dependencias gubernamentales y una internacional para medir el impacto ambiental del CIP Costa Pacífico. La conclusión que recibió es que el proyecto es “inviable” debido a que las obras provocarán, entre otros daños, salinización del acuífero costero, impactos en la agricultura y el manglar, así como la modificación de la línea de costa.
En su opinión técnica enviada en marzo, la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) alertó: “La mayor parte del volumen de agua extraído se utiliza en el riego agrícola, actividad que resulta de gran relevancia socioeconómica en la región, por lo que es fundamental asegurar la permanencia de esta actividad, pues podrían ser afectados en caso de que se modifique el funcionamiento geohidrológico del acuífero”.

Joel Bojórquez, investigador de la Facultad de Ciencias del Mar de Sinaloa, explicó a MILENIO que debajo del suelo donde se construirá el desarrollo existe un acuífero que será explotado para construir un pasaje de marina. El riesgo, afirmó el investigador, es que el agua dulce del acuífero llegue al mar y viceversa, situación que dañaría al sector agrícola y pesquero de la región.
Juventino Rosas, representante de 5 mil pescadores del poblado de Teacapán, que colinda al sur con el predio en desarrollo, consideró que el proyecto afectará la producción de 400 toneladas de camarón al año, lo que orillaría a este sector productivo a emplearse en otras áreas, especialmente el turismo. “Nosotros no queremos dejar la pesca, nos están orillando a trabajar como meseros o guías de turistas, para trabajar ocho horas bajo el rayo del sol con un salario de 58 pesos al día, cuando nosotros ganamos 150 pesos recolectando camarón”, aseguró.

Explosión demográfica:
Antonio Vargas, líder ejidal de Cristo Rey, Escuinapa denunció también que FONATUR no les informó que los planes de desarrollo implican una alta migración de mano de obra y la consiguiente demanda de servicios.
“La población de Escuinapa es de 47 mil habitantes y ésta podría llegar a 300 mil por la demanda de personal de servicios. Nuestro municipio no está listo para recibir a tanta gente, no tenemos calles pavimentadas, ni agua, ni servicios de salud”, advirtió el líder agrícola.
Pese a lo anterior, el proyecto sigue en pie y Adriana Pérez Quesnel aseguró que los estudios ya fueron realizados por personal de esa dependencia y negó que los poblados colindantes con el predio vayan a ser afectados. El plan maestro presentado por Fonatur en 2009 contempla la creación de 154 mil empleos indirectos durante la construcción del CIP y 67 mil 120 empleos directos en menos de 10 años. Pérez Quesnel afirmó que el desarrollo del proyecto se realizará de manera conjunta con los gobiernos municipales de la región, para que 60 por ciento de los empleos previstos beneficien a los habitantes de Escuinapa.

Terreno en disputa:
Por si faltara algo, la propiedad del predio también se encuentra en disputa, ya que 450 indígenas se instalaron desde hace año y medio en parte del gigantesco predio que FONATUR le compró a Antonio Toledo Corro, ex gobernador de Sinaloa. Aseguran que Toledo Corro arrebató a esa comunidad mil 200 hectáreas antes de finalizar su administración en 1988 y después de 10 años las vendió a FONATUR.
Arturo Crespo, dirigente de los indígenas, mostró a MILENIO los títulos de propiedad del predio que esa comunidad asegura haber obtenido desde 1716, así como las demandas que han interpuesto contra el ex gobernador por despojo.
La tierra por la que ahora pelean los chametlenses representa la mitad del espacio donde Fonatur ha comenzado las obras del CIP. Adriana Pérez confirmó la transacción hecha por la dependencia con Toledo Corro, aunque aseguró que desconoce las denuncias interpuestas por la comunidad de Chametla.
La secretaria de Turismo de Sinaloa, Oralia Rice, dijo que también desconoce el conflicto por la propiedad parcial del terreno de Fonatur. Según la funcionaria, su dependencia busca que el CIP Costa Pacífico sea sustentable, aunque reconoció que “no se le puede dar gusto a todos”.

CIP Costa Pacífico de FONATUR en Sinaloa.
Terreno que dispute la comunidad indigena Chametla:


NOTAS:
Publicación original por ILENIO 010811: http://impreso.milenio.com/node/9001747


En lugar de ser integrado a BANOBRAS, FONATUR tendría que reinventarse. Es necesario que FONATUR cambie su misión y asuma la responsabilidad social en sus proyectos:


Después del fracaso en CANCUN y últimamente en la RIVIERA NAYARIT, ahora la historia se repite con el CIP de FONATUR en Escuinapa, Sinaloa: http://rivieranayaritnuestra.blogspot.com/2010/11/despues-del-fracaso-en-la-riviera.html



1 comentario:

  1. Yo creo que es una buena oportunidad para el desarrollo de la Zona. Y creo que el problema del agua se puede resolver con Obra Civel, el Rio Baluarte es un gran portador de Agua y debe existir una presa y si realmente se quiere llevar a cabo el proyecto, esto se puede lograr. El problema con la gente local, se resuelve explicandoles los vaneficios futuros del proyecto, respetandoles su derecho a asociarse y ofrecer servicios como una fuente de trabajo sustentable. Hay muchos intereses de por medio, hay una Obra que esta destruyendo las playas de Chametla y nadie dice nada. Etc. hagan algo y no dejen que la zona muera, mucha gente se va a la frontera en busca de una oportunidad, ahora muchos de los pobladores que se fueron a la frontera ya se hicieron viejos y ahora regresan porque les es mas difícil conseguir trabajo, que vamos a hacer con ellos? AYUDA SEÑOR PRESIDENTE

    ResponderEliminar